Ser un buen líder. Por dónde empezar

Si te digo que aprender acerca de liderazgo parece pasado de moda ¿crees que puedo tener algo de razón?
Si lo refuerzo diciéndote que a lo mejor estás cansado de aprender teorías impracticables sobre nubes azules y poco liderazgo real ¿estoy en lo cierto?
Con una receta fácil vas a entender por qué quedan pocos líderes, y cómo puedes empezar a ser uno de ellos.

* * *

Analiza a las personas de tu entorno; observarás que la mayoría hacen pocas cosas que te sorprendan. ¿Por qué ocurre esto? Cada uno de nosotros, a edades distintas, nos colocamos un umbral de esfuerzo de voluntad para alcanzar metas en la vida, y con él construimos un entorno donde sentirnos cómodos; así, nos convencemos de que este status es el máximo al que podemos llegar y nos comportamos según lo que suponemos esperan de nosotros.

Ahora vamos a reflexionar acerca de este status. Imagínate que medimos la capacidad de sacrificio en una escala del uno al diez. Tú te sientes bien contigo mismo, las cosas no te van mal, y te calificas con un cinco. Parece que haber aplicado un esfuerzo para llegar aqui está perfecto, ¿verdad? Cierto, pero los líderes lo interpretan de forma diferente.


¿Qué le piden las personas a un líder?
  • ¿Te preocupas por mi? esto es bastante de perogrullo porque nadie quiere seguir a alguien que no le cuida, no le valora como persona, y no le aprecia.
  • ¿Me vas a ayudar? Si seguimos a un líder es porque nos ayudará a alcanzar objetivos.
  • ¿Puedo confiar en ti? o, dicho de otro modo, si te sigo ¿harás algo que me beneficie sin intentar aprovecharte de mi?

Volvamos a tus calificaciones. Si has decidido sacrificarte para llegar a un nivel de cinco ¿a qué nivel crees que podrán llegar las personas que se nutren de tus experiencias y conocimientos, ya sea tu familia, amigos, compañeros o personas a quienes diriges en tu trabajo? !a nivel de cuatro como mucho!. ¿Crees que si respondieran a las tres preguntas anteriores te elegirían como líder?

Ahora te voy a contar qué hacen los líderes y cómo lo puedes conseguir. Lo que te he explicado es una ley básica de liderazgo llamada "Ley de la tapadera". ¿Cómo funciona? Si elevas progresivamente el umbral de tus metas, primero alcanzarás un séis, y luego un siete, y un ocho, y cada vez atraerás a más personas porque ensancharás todo lo que se nutre de ti.


¿Cómo lograrlo? Para empezar, si quieres probarlo, lee temas de liderazgo, estudia, analiza cómo son y qué hacen las personas a quienes sigues, y practica el liderazgo. Al principio las cosas te parecerán algo inconexas, pero te aseguro que nadie ha nacido siendo un buen líder. Y si quieres hacer un ejercicio práctico, analiza a varias personas de tu entorno y califica (uno a diez) el tope que han puesto a su capacidad de empeño; te sorprenderá comprobar que tú ya estás subiendo el tuyo, ¿o no? Ahora ya sabes por qué los buenos líderes nunca se dejan mecer por nubes azules.

* * *
Este post es el primero de una serie dedicada al liderazgo. Solamente te pido un favor; si te ha gustado, deja tu comentario porque estarás ayudando a seguir con esta serie. Gracias.


  








4 comentarios:

  1. Mi comentario es muy simple:
    ¿Quiero ser líder?
    Si, ya se que es una pregunta, pero es que creo que para ser un líder hay que hacer muchas preguntas.
    Un buen artículo, espero los demás.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Javier! Efectivamente, la información es importante, y ésta también se consigue haciendo muchas preguntas. ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  3. La verdad nunca habíamos caido en esta forma de verlo. Sencillo y bien explicado. Gracias por el post

    ResponderEliminar