Los líderes no discuten

Algunas personas tienen la habilidad de llamarte la atención; su forma de caminar, hablar, escuchar o sonreir te admiran y, a veces, sientes algo de envidia; incluso te preguntas: ¿por qué yo no puedo ser así?". La respuesta es muy sencilla: porque tú todavía necesitas defender tus opiniones a toda costa y ellos no. A continuación te damos una serie de ideas que utilizan las personas que ya han superado este paso.

  • Cuando alguien emita una opinión que no compartes, piensa que esta persona es un altavoz inanimado.
  • Al tratarse de un objeto inanimado, tú no puedes cambiar lo que dice y, por tanto, discutiéndole no adelantas nada (éste es tu gran error; crees que lo que le dices al altavoz, a él le importa).
  • Un altavoz inanimado no hiere a nadie (el que se hiere eres tú a ti mismo).
  • Si a un altavoz inanimado le obligas a subir el volumen, te va a ensordecer. 
  • Cuando un altazoz inanimado lleva mucho tiempo repitiendo los mismo, agota su batería.
No trates de convencer a los demás de que tienes razón porque gastarás energía inútilmente; escúchales, sé una persona cortés, trata de buscar la forma de caerles bien, y sigue tu camino sin discusiones.

El consuelo es el siguiente: estar convencido de que no necesitas defender tus ideas requiere práctica y muchas horas de entreno. Esto es lo que hacen las personas que te llaman la atención.

ASÍ LO HACEN ALGUNOS LÍDERES


1 comentario:

  1. Muy buena esta propuesta de entrenar para no discutir con un altavoz inanimado.

    ResponderEliminar