CUANDO CONFUNDIMOS PODER Y LIDERAZGO

En el post anterior hemos explicado que el Nivel I de liderazgo es el de posición. Las personas nos siguen por nuestra posición pero no lo hacen voluntariamente. Si por error asumimos que el liderazgo empieza y termina en este nivel las consecuencias son desastrosas. Lo explicamos con un ejemplo bíblico.

* * *

Entre los años 965 y 928 a.n.e. las diez tribus de Israel y las dos tribus de Judá estaban constituidas en un único reino gobernado por el Rey Salomón. Cuando Salomón falleció fué proclamado Rey su hijo Roboam. Dado que el exceso de impuestos y la austeridad económica del reinado de Salomón provocaron cansancio y desánimo en la gente, durante la primera visita que Roboam hizo al pueblo de Israel, éstos le preguntaron si les haría pagar tantos tributos como había hecho su padre. Sorprendido por la pregunta, Roboam decidió consultar a sus consejeros.


Un primer grupo de consejeros, formado por personas de edad avanzada, dijo a Roboam: “ El pueblo está cansado y necesita un descanso financiero Señor; sé un líder amable y servicial; comparte con el pueblo una carga ligera; sé un Rey benevolente”.

Algo contrariado por esta recomendación, Roboam se dirigió al otro grupo de consejeros. Éstos, de su misma generación y consideraros sus amigos, le dijeron: “Roboam, tú eres el Rey y tienes la posición; puedes cobrarles lo que quieras, e incluso aumentarles los tributos. Si tu padre fué duro con ellos, tú puedes serlo aún más, porque eres el jefe y tienes la posición”.

Roboam tenía que tomar una decisión y, pensando que el liderazgo es un título de posición, reflexionó de la siguiente forma: “yo soy el jefe y, por tanto, puedo hacer lo que quiera”.

Roboam reunió a los israelitas y contestó a su pregunta de esta forma: “Mi padre hizo pesado vuestro yugo, pero yo lo haré todavía más. Mi padre os castigó con látigos, pero yo os castigaré con escorpiones”.

Este es un ejemplo clásico del líder que transfigura el poder y la posición en el desafortunado don de hacer lo que se quiera. ¿Cuál fué el resultado? Diez de las doce tribus de Israel se fueron inmediatamente, y Roboam perdió la mayor parte de su reino aquél día. A partir de ahora solamente cobraría tributos de las tribus de Judá y Benjamín.

* * *

Tal como hemos explicado al inicio del post, éste es el típico pensar de los líderes de Nivel 1. Si confundimos responsabilidad y liderazgo con poder, la falta de amabilidad y servicio nos conducen a un callejón sin salida.

¿Tienes un jefe muy básico? Aprovéchalo

A lo largo de nuestra vida laboral nos puede tocar lidiar con jefes a quienes el cargo les sobrepasa. Si te encuentras en una situación de este tipo verás que muchos de tus colegas adoptan actitudes pasivas y se desmoronan por falta de apoyo. En este post te voy a contar por qué ocurre esto. y qué puedes hacer.

* * * *

El liderazgo consta de varios niveles, y el primero de todos es el de la posición. En este Nivel I las personas hacen lo que tú dices porque ocupas una determinada posición, ¡por nada más! Este es un buen nivel de partida, pero no de permanencia. ¿Qué les ocurre a los directivos que se anclan en este nivel tan básico? al cabo de cierto tiempo, caen. ¿Por qué? porque las personas necesitamos sentirnos reconocidas y alabadas, y los departamentos dirigidos por posición no dan resultados a medio plazo. Por tanto, los jefes de NivelI son una oportunidad para subir de estatus dado que van a caer, y tú puedes aprovechar esta situacion para practicar y mejorarte como líder.


¿Qué se recomienda hacer si tienes un jefe que está en el Nivel I? Se trata de tener paciencia, hacer lo que te digan, y entender que lo que te ocurre es una oportunidad para buscar alternativas. Aqui están:
  • No exteriorices que tu jefe es un directivo de Nivel I ni hables mal de él (o ella) delante de nadie. Si tú diriges a un grupo de personas no olvides que los líderes están para diluir la presión, y no para incrementarla.
  • Busca las alternativas: localiza a las personas influyentes dentro de la empresa y ponte a la labor de aliarte con ellos. ¿Cómo?
    • Convirtiéndote en la persona que soluciona sus problemas sin que nadie lo aprecie. Te aseguro que funciona, y le sacarás mucho partido.
    • Fijándote en cómo dirigen estas personas.
  • Magnífica ocasión para seguir formándote: cursos de liderazgo, cursos de comunicación y dirección de personas, profesionales especialistas en este tipo de situaciones, etc.

Cuando a tu jefe el puesto le venga grande, deja que los demás se lamenten, y haz como los buenos líderes: mantén la boca cerrada y aprende de la situación. El liderazgo es un movimiento dinámico y no una situación estática.
* * * *

Solamente te pido un favor; si te ha gustado este post deja tu comentario porque estarás ayudando a seguir con esta serie. Gracias.



Ser un buen líder. Por dónde empezar

Si te digo que aprender acerca de liderazgo parece pasado de moda ¿crees que puedo tener algo de razón?
Si lo refuerzo diciéndote que a lo mejor estás cansado de aprender teorías impracticables sobre nubes azules y poco liderazgo real ¿estoy en lo cierto?
Con una receta fácil vas a entender por qué quedan pocos líderes, y cómo puedes empezar a ser uno de ellos.

* * *

Analiza a las personas de tu entorno; observarás que la mayoría hacen pocas cosas que te sorprendan. ¿Por qué ocurre esto? Cada uno de nosotros, a edades distintas, nos colocamos un umbral de esfuerzo de voluntad para alcanzar metas en la vida, y con él construimos un entorno donde sentirnos cómodos; así, nos convencemos de que este status es el máximo al que podemos llegar y nos comportamos según lo que suponemos esperan de nosotros.

Ahora vamos a reflexionar acerca de este status. Imagínate que medimos la capacidad de sacrificio en una escala del uno al diez. Tú te sientes bien contigo mismo, las cosas no te van mal, y te calificas con un cinco. Parece que haber aplicado un esfuerzo para llegar aqui está perfecto, ¿verdad? Cierto, pero los líderes lo interpretan de forma diferente.


¿Qué le piden las personas a un líder?
  • ¿Te preocupas por mi? esto es bastante de perogrullo porque nadie quiere seguir a alguien que no le cuida, no le valora como persona, y no le aprecia.
  • ¿Me vas a ayudar? Si seguimos a un líder es porque nos ayudará a alcanzar objetivos.
  • ¿Puedo confiar en ti? o, dicho de otro modo, si te sigo ¿harás algo que me beneficie sin intentar aprovecharte de mi?

Volvamos a tus calificaciones. Si has decidido sacrificarte para llegar a un nivel de cinco ¿a qué nivel crees que podrán llegar las personas que se nutren de tus experiencias y conocimientos, ya sea tu familia, amigos, compañeros o personas a quienes diriges en tu trabajo? !a nivel de cuatro como mucho!. ¿Crees que si respondieran a las tres preguntas anteriores te elegirían como líder?

Ahora te voy a contar qué hacen los líderes y cómo lo puedes conseguir. Lo que te he explicado es una ley básica de liderazgo llamada "Ley de la tapadera". ¿Cómo funciona? Si elevas progresivamente el umbral de tus metas, primero alcanzarás un séis, y luego un siete, y un ocho, y cada vez atraerás a más personas porque ensancharás todo lo que se nutre de ti.


¿Cómo lograrlo? Para empezar, si quieres probarlo, lee temas de liderazgo, estudia, analiza cómo son y qué hacen las personas a quienes sigues, y practica el liderazgo. Al principio las cosas te parecerán algo inconexas, pero te aseguro que nadie ha nacido siendo un buen líder. Y si quieres hacer un ejercicio práctico, analiza a varias personas de tu entorno y califica (uno a diez) el tope que han puesto a su capacidad de empeño; te sorprenderá comprobar que tú ya estás subiendo el tuyo, ¿o no? Ahora ya sabes por qué los buenos líderes nunca se dejan mecer por nubes azules.

* * *
Este post es el primero de una serie dedicada al liderazgo. Solamente te pido un favor; si te ha gustado, deja tu comentario porque estarás ayudando a seguir con esta serie. Gracias.


  








CONSEJOS DEL BOSS. EL BLOQUEO

La mayoría de nosotros creemos que poseemos el control de las situaciones diarias; ¿nos lo repetimos por miedo? ¿a modo de placebo inconsciente? ¿qué nos ocurre cuando, de repente, no reaccionamos? En este post analizamos la actuación de una persona experimentada en una situación de posible bloqueo.

****

Volvamos a Javier, ya conocido por los lectores de este Blog. Javier es el director comecial de Magic Company. A sus cincuenta años goza de un prestigiio irrevocable dentro de la Compañía.

Son las tres de la tarde del viernes. Hace una  hora Javier se ha enterado de que uno de sus subordinados ha infiltrado, a niveles superiores, algunos cambios desautorizados por él. A las dos y media Marta le ha mostrado un informe infumable para la reunión del lunes con MedTerm. Y ahora ve un mensaje de Whatsapp : "llama a tu padre ahora mismo":
  • ¿Papá?
  • Javier, tu madre ha sufrido un pequeño desmayo; no quiere que cojamos un taxi y pide que vengas y nos lleves a urgencias; es extraño Javier; siento molestarte hijo pero.......
  • Voy enseguida papá. ¿Dönde está mamá?
  • En el sillón, sentada; dice que todo le daba vueltas ¿cuánto tardarás?
  • No sssé par...enseguida voy papá; treinta minutos.
Coloca el informe de Marta dentro de la cartera, cierra el ordenador a toda prisa sin poder evitar mirar de reojo al pipiolo que le ha traicionado, se pone la chaqueta, le desea buen fin de semana a la secretaria del departamento, y sale apresurado. En la mente de Javier, la Compañía acaba de sufrir un "reset" y únicamente existe una imagen, la de su madre.



Javier ha reaccionado de la siguiente forma ante tres problemas simultáneos:
  • Sabe que el viernes, entre las dos y las tres de la tarde, es desaconsejable tomar decisiones emocionales dado que la mente está cansada. Por tanto:
    • Aunque le parezca lo contrario, cualquier reacción respecto al asunto pipiolo es un error porque dejará de considerar muchos factores.
    • No le queda otro remedio que redefinir el informe de Marta durante el fin de semana puesto que, probablemente, el problema del pésimo informe no es de Marta sino suyo.
  • La llamada de su padre tiene prioridad total; por tanto, resetea todo lo demás para evitar distorsionar cualquier pensamiento relacionado con la Compañía.
Javier ha evitado el bloqueo y actúa priorizando su carta favorable.¿Puedes tú?




Los líderes no discuten

Algunas personas tienen la habilidad de llamarte la atención; su forma de caminar, hablar, escuchar o sonreir te admiran y, a veces, sientes algo de envidia; incluso te preguntas: ¿por qué yo no puedo ser así?". La respuesta es muy sencilla: porque tú todavía necesitas defender tus opiniones a toda costa y ellos no. A continuación te damos una serie de ideas que utilizan las personas que ya han superado este paso.

  • Cuando alguien emita una opinión que no compartes, piensa que esta persona es un altavoz inanimado.
  • Al tratarse de un objeto inanimado, tú no puedes cambiar lo que dice y, por tanto, discutiéndole no adelantas nada (éste es tu gran error; crees que lo que le dices al altavoz, a él le importa).
  • Un altavoz inanimado no hiere a nadie (el que se hiere eres tú a ti mismo).
  • Si a un altavoz inanimado le obligas a subir el volumen, te va a ensordecer. 
  • Cuando un altazoz inanimado lleva mucho tiempo repitiendo los mismo, agota su batería.
No trates de convencer a los demás de que tienes razón porque gastarás energía inútilmente; escúchales, sé una persona cortés, trata de buscar la forma de caerles bien, y sigue tu camino sin discusiones.

El consuelo es el siguiente: estar convencido de que no necesitas defender tus ideas requiere práctica y muchas horas de entreno. Esto es lo que hacen las personas que te llaman la atención.

ASÍ LO HACEN ALGUNOS LÍDERES


GUÍA PARA TOMAR DECISIONES DURAS


Ser un buen líder no significa ganar un concurso de popularidad y, a veces, debemos de tomar decisiones duras que preferiríamos evitar; lo que ocurre es que si nadie nos ha enseñado a tomar decisiones, el miedo y la procastinación nos conducen al fracaso. Te vamos a poner unos deberes para que te entrenes. Con los siguientes cuatro puntos podrás levantarte de la esquina del cuadrilátero y salir a decidir con lo mínimo necesario; ¿te has abrochado las botas?

* * * *
  1. Responsabilízate: nada cambia si nada cambia, y procastinar anula el liderazgo. Si no haces nada, tu mayor problema de hoy seguirá siendo tu mayor problema dentro de una semana, y seguirá siendo tu mayor problema dentro de un mes, y seguirá siendo tu mayor problema dentro de seis meses, excepto que hagas algo. ¡Convéncete de esto!
  2. Prepárate y busca información: ¿tienes miedo? Mira a tu alrededor y recoge cualquier información relacionada con la decisión; te puede parecer banal pero, recuerda, si decides sobre la marcha ¡te comen seguro!
  3. Refleja lo que has encontrado: ¿encontraste algo escarbando en la superficie?; refleja lo que no te sirva y anota en un papel las tres o cuatro ideas que vas a utilizar, no más.
  4. Haz un plan de acción: escribe una lista con estas tres o cuatro ideas; ahora lee cada una de ellas y anota las consecuencias de ponerlas en práctica.
* * * *

Repite estos cuatro pasos tantas veces como te sea posible antes de salir a decidir. No te estamos diciendo que "Tomar Decisiones" sea fácil, y quizás no ganes el asalto, pero ahora seguro que no te zurran, porque saldrás con un plan. Apúntate lo siguiente en la frente: para aprender a nadar, a pilotar, a boxear o a decidir, es necesario entrenar.




      Especialistas en Toma de Decisiones y Comunicación persuasiva

      ¿TE IMPORTA LO QUE PIENSAN DE TI ?

      Para descargar el  TEST y el INFORME desde tu móvil o desde tu ordenador es necesario disponer de una cuenta GMail. Para la descarga utiliza la secuencia "archivo -->descargar como". 





      Problemas al descargar o al realizar el TEST: magicgoal@magicgoal.eu


      Especialistas en Toma de Decisiones y Comunicación Persuasiva